Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
15 de Abril, 2010    General

Negocio social

Hola a todos!

Publicado en Revista City - Edición Marzo 2010

Durante las últimas semanas nuestro “espíritu país” ha deambulado por la tristeza, la emoción, la impotencia, la esperanza y por un sinnúmero de distintas sensaciones. Nos enamoramos de Víctor Díaz, el chico de las “zafradas” y los “tarallines” de Iloca, nos enfurecimos por los saqueos en Concepción, nos enfurecimos más aún por un fax no leído que pudo salvar decenas de vidas y nos maravillamos y comprometimos con una mágica Teletón que una vez mas nos unió en pro de un mismo objetivo, como debe ser.

 

Todo lo anterior nos obliga a parar el mundo, respirar hondo y pensar. Yo pensé en un negocio, no cualquier negocio.

 

El término negocio deriva de las palabras latinas nec y otium, es decir, lo que no es ocio. Lo anterior implica el desarrollar una actividad que no necesariamente tenga como finalidad la obtención de dinero sino, quizás, el simple intercambio de elementos que generen un beneficio mutuo.

 

En un país de soñadores y emprendedores, azotado por uno de los más grandes terremotos de la historia y en el cual la brecha de ingresos entre los más ricos y los más pobres se rehusa a disminuir, lo anterior se convierte en una bienvenida oportunidad. Aprovechemos este traumático lapsus que removió la inercia nacional y ablandó corazones para actuar.

 

Tenemos en nuestras manos la opción de considerar un directo beneficio social en cada una de las acciones que queramos llevar a cabo en el inmediato o mediato futuro. Tenemos la libertad de hacerlo y, paradójicamente, tenemos la obligación moral de hacerlo.

 

La invitación a todos esos soñadores y emprendedores es a pluralizar sus proyectos. Que sus sueños consideren otros sueños. Si a un proyecto determinado le dieron cinco, seis o siete vueltas, denle la octava y consideren la variable consecuencia social como primer aspecto.

 

Si analizamos la definición etimológica de negocio (lo que no es ocio), nos daremos cuenta que ni siquiera es necesario planificar un proyecto, ese negocio puede consistir en simples actos, dar una mano, regalar sonrisas, poner el hombro, secar lágrimas, dar palmadas en la espalda, abrazar cálidamente. ¿Mucho esfuerzo? No lo creo, sobretodo si vemos lo reconfortante que puede llegar a ser para el alma.

 

No nos quedemos fuera de esta oportunidad de aportar a que todos y cada uno de nosotros viva de mejor forma. Nadie dice que será fácil, menos gratuito, debemos ceder y mucho. Sin embargo, los términos “TIR positiva” o “Última línea en azul” se encuentran a años luz de “país feliz”.

¿Qué mejor negocio?

 

Marco Campos H.

Palabras claves ,
publicado por marcojch a las 12:36 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Marco Campos H.

Chileno, ingeniero comercial, aficionado a escribir y vertir opiniones sobre los temas que me interesan, con pluma absolutamente amateur.

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (50)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
FULLServices Network | Blogger | Privacidad